Blogia
Entrevistas

Entrevista Iván y Amaro Ferreiro / 23-6-05

Entrevista Iván y Amaro Ferreiro / 23-6-05

(Foto: Belén Rueda)

• ¿Dejas alguna puerta abierta a la posibilidad de que el grupo “Los Piratas” se vuelva a unir?

Iván: Lo que trato de explicar cada vez que me hacen esa pregunta es que no es cosa de mi puerta abierta, ahora mismo estoy metido en otras historias. Todos los componentes de Piratas nos llevamos bien, nos vemos pero todos tenemos proyectos diferentes. La vuelta no es que queramos no tocar, sino que, cada uno tiene su historia propia. Es mucho más difícil, porque cada uno cuando empieza un proyecto nuevo se compromete con más gente. Lo que nos agobiaba en Piratas era el compromiso que había siempre.

• ¿Cómo lleva vuestra familia que estéis fuera tanto tiempo con la gira?

Amaro: La familia más contenta si cabe, no ha afectado, mucho más unida.

• Con el proyecto musical Rai Doriva & As Ferreiro os travestíais a Tamara e Ivonne y tocasteis en alguna boda ¿En esa celebración también os travestíais?

I: En una boda que nos contrataron y nos invitaron también nos travestimos en una primera parte, pero los de la boda nos hicieron pagar para que nos travistiéramos.

• ¿De donde viene la idea de ser las ferreiro?

A: Era un juego de palabras, un chiste privado entre hermanos.
I: En realidad, la idea original viene de los Smiths. Smiths en inglés significa herrero, y nosotros somos ferreiro y era una forma de ser los Smiths. Nos pareció una forma más simpática ser las ferreiro, que también significa lo mismo que the Smiths y tal como canta Morrisey debían ser las Smiths.
A: Como no hay diferencia en inglés pues siendo las ferreiro está bien.

• El año pasado estuvo Jorge Drexler en el Creajoven y este año le han dado un oscar, este año sois vosotros los invitados ¿Dónde os veis el año que viene?

A: Tenemos fechas hasta diciembre y después todo un misterio, currando y haciendo letras nuevas.

• ¿Para cuando un disco en solitario de Amaro?

A: Ya veremos, estoy ahí recopilando letras, pero tampoco le quiero dar mucha importancia, que no vaya a convertirse en algo esperado

• ¿No te sientes eclipsado por tu hermano Iván?

A: No. Encantado por la oportunidad que me da de tocar en toda España, acompañarle en la gira, me siento como en casa. Es lo mismo que hacía el año pasado en la playa, no hay mucha diferencia, entre tocar vestido de mujer y esto, en el fondo es lo mismo.

• Después de hacer Derecho, Amaro te encuentras metido en la música ¿Cuál fue vuestra experiencia con la Universidad?

A: Como todos los de mi edad necesitábamos ir a la universidad, era casi vital. A mi me vino muy bien porque yo pienso que los estudiantes son los ciudadanos más privilegiados de Europa Occidental.
I: Amaro cuando estudió en la universidad le encantó, pero yo cuando estudié la detesté.
A: La universidad me abrió la oportunidad de estudiar tecnología, vi mucho mundo y después, cuando tuve que empezar a trabajar, me eché atrás.
I: En mi caso, empecé cuatro carreras, cada año cambiaba. Llegué los primeros días a la universidad ilusionado esperando encontrarme a gente interesantísima, esperaba ver las grandes reuniones con los estudiantes, lo que me encontré fue a una pandilla de ignorantes que solo sabían de su asignatura, les importaba una mierda todo y solo querían aprobar. Entonces, descubrí que lo que quería era trabajar y que me habían engañado. Allí decían que el que no estudiaba no iba a tener nada y es mentira, porque varios amigos, excepto cuatro cracks que son ingenieros, uno de ellos trabaja en la agencia espacial europea, han llegado a ser algo empezando pronto a trabajar.
Tuve mucho miedo de dejar la universidad, por eso cogí cuatro carreras, por un acojone que es parecido a la presión judeo – cristiana de la culpabilidad. Esto es, aunque creamos que algo se puede hacer y la Iglesia dice que no, cuando lo hacemos no podemos evitar sentirnos culpables, estéticamente todos tenemos una historia. Con la universidad hay esa movida social, me acojonaba estar solo en el sentido de cómo me busco yo la vida. Desde que somos pequeños, nos enseñan a seguir un horario que garantiza un puesto de trabajo, y es mentira.

• Entonces a Iván no le gusta seguir normas ni horarios

I: A mí lo que no me gustaba es que nos estuvieran engañando con un temario. Para hacer una cosa no hace falta estar cinco años estudiando otra, la universidad le quita responsabilidad al estudiante. Amaro tuvo la suerte de descubrir una universidad de puta madre, donde impartían clases maestras y donde hay un tipo que da una clase, te suelta su rollo, pero te está contando algo interesante. No es como un pavo siguiendo un temario, que lo único que hace es dilatar en cinco años algo que puedes aprender en un año, para que estés pagando al Estado y te estén controlando esos años y no trabajes hasta que acabes. Este sistema nos promete una libertad y lo que hace es atarte. El universitario no quiere un trabajo que no sea el suyo, los universitarios son los que están más jodidos y viven menos felices. A los que les gusta su carrera y encuentran el trabajo adecuado, bien, pero a los demás que al final no van a tener su trabajo, no van a querer un trabajo inferior. Los que pensaron ser carpinteros cuando yo tenía veinte años fueron mucho más listos que yo, ahora tienen mucho más dinero que yo, y hacen un trabajo más bonito que el mío. La única diferencia entre el médico y el carpintero, es que estaba mal visto ser carpintero, porque se supone que es un trabajo de segunda. El ser músico también, hasta que se vende discos y eres famoso, mi trabajo no era digno en mi pueblo hasta que salí en la tele. Los trabajos solo tienen dignidad para los demás si ganas dinero, sin embargo, hay una contradicción con la universidad, muchos estudiantes cuando acaban su carrera se quedan frustrados porque no hacen dinero. Muchos universitarios aprenden de la hostia de una cosa y luego no tienen ni puta idea de fontanería. Al final alguien que sabe trabajar con las manos y sabe manejar el mundo, hacer que el mundo funcione, no los servicios del mundo sino el mundo, pues sobrevive. Muchos universitarios se frustran al ver a otros que les llevan cinco años de ventaja en el mercado de trabajo. Todo esto, lo digo en el sentido de que son discutibles muchas carreras, por ejemplo, Periodismo, se puede ser periodista sin ir a la universidad, es un oficio y no una carrera. Los buenos periodistas que hay en el mundo son tipos que empezaron aprendiendo a manejar una rotativa, entre otras cosas, y al final saben escribir una noticia. Para ser médico no, hace falta saber abrir un par de cuerpos y es distinto, más complejo.

• ¿Qué opináis acerca de los periodistas musicales?

A: Cuando estudiaba, los que conocí que hacían Periodismo acabaron siendo becarios y todos puteados.
I: La libertad de expresión está negada, lo que cuentan es una bazofia, porque si trabaja un periodista en El faro de Vigo vas a decir lo que te digan. En el Periodismo no existe para nada tu punto de vista pero si las ideas del partido que paga la publicidad, entonces no existe ningún tipo de libertad. Curiosamente, los periodistas se pasan toda la vida cuestionando la libertad de los demás que es lo más simpático que nos pasaba a Amaro y a mí. Si viene un periodista de la Rolling, vas a poner lo que la Rolling te diga, no tienes opinión de ningún tipo. Nosotros, los músicos somos más libres, más libre que yo, el búlgaro del acordeón que toca con nosotros esta noche.

• En las emisoras de radio de Cataluña debe haber un mínimo de horas de emisión de música en catalán. ¿Pensáis que es positivo para la defensa de la música tradicional?

A: Estamos totalmente en contra
I: En Galicia, con Piratas, lo sufrimos durante los 90 por no cantar en gallego, no teníamos hueco. Si no entras en tu tierra dentro del método, estás fuera. En Cataluña, es un problema porque si el 50% de la música es en catalán, el resto se lo reparten entre los que cantan en inglés, gallego, euskera o búlgaro. Si en una emisora, por llenar el cupo tiene que poner grupos en catalán que no interesan, luego los grupos en español están perjudicados porque además hay un montón de novedades en inglés.

• ¿Como gallegos apeláis al sentimiento nacionalista?

I: Ser gallego no significa tener cara de gallego, no me veo ni cara.
A: Vigo es una ciudad donde no se habla mucho gallego, me gusta mucho el idioma pero no lo practico.
I: En Galicia, está eso muy desunido, no estamos criticando. Hace un rato me llamaron por teléfono, me hablaron en gallego, contesté en castellano y a él no le parece mal. Los gallegos somos distintos, por ejemplo, los vascos parece que muchos jóvenes llevan el mismo corte de pelo y la misma chupa de cuero, da miedo cuando todos van igual vestido. Es normal, cuando en una franja de edades de 12 a los 17 años, ves a tres tíos que van igual, es cuestión de adolescencia, pero esa homogeneidad tiene que ir rompiéndose. En Galicia, hay gente que habla gallego y otra castellano, pero el gallego es totalmente distinto en cada zona, otro acento. También pasa lo mismo que en España, hay una mitad que es de derechas radical, y otra mitad que son progresistas.

• ¿Consideráis que Fraga aún puede perder las elecciones gallegas?

A: Aún tenemos la esperanza de que no, vamos a esperar.
I: Con nuestro carnet fuimos a votar allí delante de todos los del PP de nuestro pueblo. En Nigrán el PP sacó 7000 votos, el PSOE unos 4000 y 1300 el resto.

• Vivimos en una sociedad capitalista donde se encuentra: el artista y su obra. ¿Hacen falta más soportes, salas de conciertos?

I: Depende de los sitios, hay algunos con muchas salas. Hay que saber si a la gente le interesa eso, como vivimos precisamente en una sociedad capitalista, los artistas tenemos que sobrevivir a base de engañar a alguien para que pague. Da Vinci o Miguel Ángel, los artistas en general, han sobrevivido con alguien que ha puesto el dinero para su obra. Si un músico quiere tocar, tiene que buscarse un sponsor, en este caso no es como los de antes, que el rey es el que da por culo, sino una compañía de discos que necesita beneficios. Con Rai Doriva & As Ferreiro teníamos planteamientos de si realmente a alguien le interesa lo que hacemos. Nosotros hacemos música de puta madre, pero también la hay en Canadá y no nos vamos a mojar por ella. Hay demasiada música, novedades, todos tenemos discos de sobra en casa para que si no nos dieran ningún disco más, disfrutar toda nuestra vida con hermosas canciones. Deberían haber más salas y apoyos, lo que no puede ser es como en el cine español, que les pagan por unas películas que no valen un puto duro. Pienso que no es que no haya que apoyar la música, sino que hay que dejar de apoyar el cine. Hemos llegado los músicos a la historia de búscate la vida, creo en ese rollo, pero me molesta por grupos que empiezan ahora y están perjudicados por la piratería. Como concepto de vida, búscate la vida, lo veo bien; canta la canción, si les gusta te aplauden y pagan la entrada, y sino jódete. Es mucho mejor que el pensamiento único de la radio, los artistas estamos obligados a ser listos, otra cosa es que los de los 80 y los 90 nos hayamos vuelto bastante cómodos, esto hay que hacerlo así, no yo no toco ahí, sueno como esto.
Está muy guai ser artista como Dalí, que cuando llega a América se hace un plan para hacerse millonario. Si lo que quieres hacer es lo que te dé la gana, como en nuestro caso, trata de sobrevivir, porque en nuestra posición podríamos vivir más cómodos.

• ¿Cuál es la clave para componer buenas canciones?

I: Para componer canciones hay que vivir la vida, para contar cosas hay que salir a la calle. Algunos artistas en sus discos empeoran porque dejan de vivir la vida.
A: La comodidad es tan increíble que no tienen nada que contar.
I: Hay algunos que aún haciendo eso consiguen llegar a algún sitio como Calamaro con “Honestidad Brutal”.
A: Lo de Calamaro, todas esas canciones, son vivencias de varios años, no es cosa de un momento.
I: Apoyo a muchos artistas pero cuestiono de ellos muchas cosas.

• Antes de sacar a la venta vuestro disco ya lo piratearon por Internet ¿cuá es vuestra posición?

I: Es un camino muy jodido porque no estamos informados sobre ello, ni nosotros, ni nadie. Hay grupos que apoyan la piratería, son los que no venden muchos discos, y los que no venden si lo hacen, se ponen en contra.
A: Lo hemos vivido desde las dos partes y no sabemos que opinar, comos ínter nautas y músicos.

• Podéis presumir de tener muchos amigos dentro del panorama musical español como Bunbury o Amaral ¿Ellos no os han informado acerca de la piratería?

I: Ellos están menos informados que nosotros. Enrique que está a favor de la piratería, sostiene la teoría de que si estamos en un mar en el que hay marineros de verdad y marineros con su nueva chalupilla, si viniera un maremoto, no importa cuanto dinero tengas en tu barco sino todo lo que sepas sobre el mar. Para él la piratería es una tormenta que va a quitar toda la mierda de delante, el que tenga que sobrevivir lo hará. Estoy de acuerdo con su vaticinio, en el sentido de que Amaro y yo por mal que nos vaya, siempre tendremos un sitio donde tocar, cuando el viento esté a favor tendremos diez mil canciones esperando. Hay otros como, Bustamante, que si no nos llama, no le llevas canciones, no le dices lo que hay que hacer, si hay tormenta se come los mocos. En cambio, Nacho Vegas, Sexi Sadie o Los Planetas, van a salir a arriba porque ellos trabajan porque sí y son artistas, no porque la industria diga que lo son. La piratería afecta a las cosas que no son verdaderas, el disco que sabes que vas a escuchar cuando tengas cincuenta años, te lo compras. Según la teoría de Enrique yo creo en esa limpieza también, lo que pasa es que igual se le va la mano a la tormenta y arrasa con todo.

• ¿Cuál es la concepción de Iván Ferreiro de la música en general?

I: La música es algo natural, como follar o hablar, algo que los humanos hacen en todas las partes del mundo, al igual que descubren el fuego. La música existe desde hace muchos años sin que entonces hubiera ningún soporte para grabarla. La industria lleva de 50 a 100 años, si desaparecen los discos, la música permanece. Se puede ir todo a tomar por culo, caer una bomba nuclear y haber un Mad Max que cante con una lata y dos cuerdas

• ¿Qué cantaría ese Mad Max?

I: Cantaría lo que esa persona recordara de su cultura popular. Hay canciones a veces que no sabes ni de quien son. Por ejemplo, “Cumpleaños feliz”, la registró un ama de casa americana, pero no era de ella. Al igual que, “Feliz en tu día”, la registró Miliki y era una canción popular, no era suya. Con los Chunguitos pasaba mucho eso, se apuntaban canciones que eran de todos. Los discos marcan quien es el autor y se hace una organización necesaria, pero si se va a tomar por culo, tampoco pasa nada.

• No os consideráis ni cool ni alternativos ¿Cómo os definís?

A: Nos da igual las etiquetas, no las hay, las crea la gente.

• A todo le veis su cara política, entonces, ¿Qué debe cambiar en Galicia?

A: No sabemos lo que debe cambiar pero sí que tiene que cambiar.
I: Si los gallegos no quieren, no hay que cambiar nada. Nosotros que somos más demócratas, salimos perdiendo. Hay una situación, que es que el PP para gobernar necesita siempre la mayoría absoluta. Queremos que cambie Galicia, pero nos da miedo que la cabeza visible de esa gente del PP que no es tan demócrata como la otra mitad, si es lo que quieren, es lo que va a haber, y nosotros encantados. Como demócratas, tenemos derecho a quejarnos pero en ningún caso tendrá que ser lo que nosotros decimos. Amaro y yo tenemos buenos amigos del PP, ese partido lo que pasa es que se dirige a la historia de Fraga, por mis huevos y los mato a cañonazos. Es un problema que nos parece preocupante en la democracia. Por otro lado, hay gente con sus ideas que lo hace de puta madre. Hay una crispación tan grande, que puedes estar en un sitio o en otro, y nadie hace un acercamiento a los demás. El cambio será el que hablen unos con otros y abrir puertas.

• Iván, estás muy orgulloso de la letra de “Mi furia paranoica”, ¿del resto de las canciones del disco estás igual de satisfecho?

I: Igual, no diferenciamos. Amaro y yo amamos las canciones. Si una canción te dice lo que te quiere decir es tan amada como una propia.

• ¿Vuestras canciones cumplen alguna función social?

A: No sé si social pero emocional seguro.
I: En el momento en el que te sientes identificado con ella, la canción es tuya, independientemente de quien la haya escrito.
A: Identificado, puede parece que te sientes cerca de la persona que ha hecho la canción, pero no, escuchas la letra y te sientes dentro de ella, pero no se trata de una identificación con el artista.
I: Una canción es como un espejo, en el que uno se ve y cree estar viendo al artista, cuando realmente se ve a uno mismo. Cuando nosotros tocamos una canción, tenemos claro que os manipulamos, es parte del trabajo, que nosotros os contemos nuestra vida es imposible. Lo que hacemos es daros pistas y sois vosotros los que os podéis sentir identificados, pero nosotros no tenemos ni puta idea de lo que os ha pasado. Algo así como el tarot, todo el mundo puede ser orgulloso y un poco necio, los adjetivos calificativos sirven para todos. Pueden decir que un leo es alto, generoso, amigo de sus amigos, y puede haber quince mil tíos que lo sean, en una canción puede darse la situación en la que todos coincidimos en ella.

• ¿Qué significa que vuestro disco es en espiral?

A: En espiral significa que siempre aprendes y vas a algún sitio.
I: La vida es una vuelta continua, pero nunca se acaba en el mismo sitio, el mundo funciona como una espiral.

• ¿Para cuando un himno del Celta, versión ferreiro?

A: Nosotros tocaremos en himno del Rápido de Bouzas, que este domingo se juega el ascenso a segunda división B.
I: A mí no me gusta el fútbol, me gusta el Rápido de Bouzas, aunque nunca les he visto jugar.
A: Son gente muy de su barrio y muy cercana, y eso nos gusta mucho.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres